Contador de Población Mundial

proyectos

 

VIH - SIDA

 

Manos a la obraFacilitando condiciones y estilos de vida saludables: Jóvenes en situación de exclusión social en la prevención del VIH- SIDA Fondo OPEC- UNFPA

 

También conocido como “Manos a la Obra”

 

 

La prevención del VIH en manos de las y los jóvenes

 

Durante los años 2004, 2005y 2006, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Vice-ministerio de Juventud de Costa Rica, con el financiamiento del Fondo OPEC para el Desarrollo Internacional, ejecutaron un proyecto en cuatro cantones de la Región Norte de Costa Rica. El objetivo fue desarrollar estrategias para la prevención del VIH y sida entre jóvenes de la zona. El Proyecto, denominado: “Facilitando Condiciones y Estilos de Vida Saludables: Jóvenes en situación de exclusión social en la prevención del VIH-SIDA. Costa Rica”, fue rebautizado por las comunidades y por los propios jóvenes como “Manos a la Obra”.

 

“Manos a la Obra” trabajó con especial énfasis en cuatro comunidades fronterizas: Upala, Guatuso, Los Chiles y Coopevega y apoyó procesos en Ciudad Quesada, buscando apoyar el empoderamiento de las y los jóvenes en situación de exclusión social: aquellos que viven en poblaciones alejadas, migrantes, no escolarizados, etc.

 

El proyecto apostó por utilizar una preposición integradora, partícipe e inclusiva para describir su metodología de trabajo: “entre” jóvenes; dando cabida tanto a jóvenes como a adultos, para el trabajo intergeneracional. “Entre” jóvenes implicó apoyar la conformación de grupos juveniles desde una perspectiva de “educación entre pares” en el “cara a cara” de las interacciones cotidianas.

 

Tres años después del inicio de “Manos a la Obra”, aproximadamente 7.500 jóvenes habían recibido información relevante sobre prevención de VIH, 1031 jóvenes voluntarios de las comunidades –incluyendo un grupo de migrantes– habían sido capacitados y sensibilizados en el tema; 15 grupos de jóvenes voluntarios estaban organizados, trabajando en replicar el conocimiento que habían recibido mediante estrategias innovadoras, contando con el apoyo de diversas instituciones y organizaciones.

 

Ellos además participaron de manera activa en la validación –tanto del contenido como de los diseños– de los diferentes productos: afiches, despegables, calendarios, camisetas, bolsos y cuñas de radio, entre otros. Además, el Proyecto “Manos a la Obra” coordinó directamente con 13 instituciones y organizaciones a nivel nacional, desarrolló alianzas estratégicas con 42 y estableció convenios o acuerdos con diez de estas instituciones.

 

Y a todo esto, ¿por qué un proyecto de prevención en VIH y sida en nuestro país? Si bien en Costa Rica los registros indican que la prevalencia de la infección por VIH es baja y se encuentra concentrada, la situación real no es conocida. Hay un subregistro, dado que muchas personas desconocen la posibilidad de realizarse la prueba, o como consecuencia del estigma y la discriminación, se niegan o temen conocer su estado serológico.

 

Por eso, “Manos a la Obra” apostó por la prevención, enfatizando en que si hoy tomamos las decisiones y acciones adecuadas, estaremos en una mejor posición para evitar que mañana la epidemia del VIH y sida se salga de control.

 

Un enfoque, una experiencia

 

Hablar de jóvenes en el mundo adulto causa, en ciertas ocasiones, resistencias, distancia e incluso falta de credibilidad cuando se trata de dar palabra y espacio a esta población. El Proyecto “Manos a la Obra” apostó junto con el Viceministerio de Juventud por un enfoque que muchos de los actores claves, organizaciones e incluso instituciones, desconocían.

 

Esto llevó a promover un nuevo enfoque de avanzada, en el que no caben las preposiciones: a jóvenes, para jóvenes, etc; ya que éstas les colocan en un segundo plano, en el plano de “sujetos pasivos”. Por lo tanto, se apostó por utilizar “entre” jóvenes.

 

Desarrollar el Proyecto “entre” jóvenes implicó reconocer las características, inquietudes, expresiones y necesidades individuales y sociales de esta población, considerándoles como sujetos de derechos y responsabilidades, ciudadanos, actores y actrices protagónicos de su propio desarrollo y de la sociedad. En definitiva, la utilización de un verdadero enfoque de juventud.

 

Sin embargo, la aplicación de este enfoque y su éxito en el desarrollo del Proyecto estuvo ligado a tomar en cuenta algunas consideraciones importantes. Las y los jóvenes no pueden ser solamente población meta, las acciones que deriven de los procesos, deben considerar a éstos desde la planificación y diseño de las diferentes acciones. El protagonismo juvenil es central y necesario, pero debe ir de la mano con la participación activa de otros grupos etarios y otros sectores sociales.

 

De la misma manera, los espacios de encuentro, diálogo y trabajo intergeneracional deben ajustarse lo más posible a los espacios naturales de interacción juvenil (grupos de amigos, espacios recreativos, la plaza, la esquina etc.) y deben basarse en principios participativos, creativos, innovadores y lúdicos. Sin olvidarnos del respeto de sus propios momentos de descanso, estudio e incluso de trabajo, acompañado de procesos de sensibilización con el mundo adulto e institucional desde un enfoque de juventud.

 

El Proyecto comprobó que comunicar y hablar de salud sexual y salud reproductiva y en este caso, en materia de prevención del VIH, debe hacerse de manera que la información sea clara y verídica, en términos de amistad, confianza, seguridad, con voz experta, con voz joven, sin regaños y sin burlas. Además no debe reducirse a aspectos meramente biológicos y fisiológicos sino incorporar la dimensión afectiva y las situaciones reales que ellos y ellas tienen.

 

Los resultados positivos se dieron también por el aprovechamiento de todos los recursos existentes en las comunidades (afiches, murales, radios comunitarias, servicios de salud y de educación, teatro, entre otros) pero ajustándolos a los gustos y códigos juveniles.

A partir de la experiencia y lecciones aprendidas en las comunidades, “Manos a la Obra” produjo 10 recomendaciones y propuestas orientadas al mejoramiento de la respuesta nacional ante la pandemia, incluyendo una revisión a la Ley General sobre VIH/SIDA en Costa Rica.

 

“Manos a la Obra” ha resultado ser un ejemplo de cómo el trabajo interinstitucional da buenos resultados y además, ha logrado demostrar, como la juventud puede representar una apuesta para el desarrollo, mediante el diálogo intergeneracional con miras a prevenir el VIH.

 

“Manos a la Obra” Fondo OPEC-UNFPA, Costa Rica.

 

 

Consulte también:

 

"¡A la cuenta de tres!". Modelo de evaluación de servicios de salud y educación en materia de SS/SR para jóvenes.

Sistematización del proyect: Fondo OPEC-UNFPA "Manos a la Obra"

Resultados finales de Resultados finales de "Manos a la Obra" 37.70 Mb

Justificación y objetivos iniciales del proyecto Justificación y objetivos iniciales del proyecto

 

Documentos publicados por / gracias a este proyecto

 

Noticias relacionadas con este proyecto

  | Página anterior |