Contador de Población Mundial

Estadísticas | Jóvenes y los ODM | Otras iniciativas

 

Jóvenes en Costa Rica y el Mundo.

 

Jóvenes en el mundo: La juventud y los Objetivos de Desarrollo del Milenio

 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) aspira a que se logre un mundo apto para la juventud; un mundo que promueva y proteja los derechos de los jóvenes, les ofrezca oportunidades de plasmar plenamente su potencial, acoja y respete sus voces y sus opiniones, donde puedan vivir protegidos contra la pobreza, la discriminación y la violencia.  En ese mundo, los jóvenes han de poseer los conocimientos y las aptitudes necesarios para efectuar opciones en sus vidas que sean voluntarias, responsables y bien fundamentadas, inclusive decisiones sobre su salud sexual y reproductiva.

 

Esa aspiración también se refleja en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM):


ODM 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre
ODM 1Reducir a la mitad el porcentaje de personas cuyas ingresos sean inferiores a un dólar por día, y de las personas que padezcan hambre.  Si se adopta como límite de pobreza un ingreso de un dólar por día y se lo aplica a la juventud, se estima que en los países en desarrollo, uno de cada cuatro jóvenes vive en extrema pobreza.  Por consiguiente, si aspiramos a reducir eficazmente la pobreza, debemos centrar nuestra atención en la juventud.  Con respecto a reducir el hambre, es lógico centrarse en las numerosas jóvenes malnutridas y anémicas, cuya situación nutricional también puede afectar a sus hijos.  

ODM 2 Lograr la enseñanza primaria universal
ODM 2Velar por que los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria.  Hay 133 millones de jóvenes que no saben leer y escribir, y otros 115 millones de niños que no asisten a la escuela.  Además, hay otros 100 millones de niños que, por diversas razones, se verán obligados a abandonar la escuela antes de haber aprendido a leer y escribir.  Aplazar el primer alumbramiento puede mejorar la calidad de la vida y las oportunidades de educación y empleo de las jóvenes.  La educación – especialmente, la enseñanza secundaria completa – puede ayudar a los jóvenes a liberarse de la pobreza, debido en parte a que suele conducir a que las familias sean más pequeñas.  En países donde las tasas de crecimiento de la población son altas, por cada año adicional que las niñas siguen asistiendo a la escuela, disminuyen las tasas de fecundidad entre 5% y 10%.

ODM 3 Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer

ODM 3Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria.  De los analfabetos en el mundo, las dos terceras partes son mujeres y la tasa de empleo de la mujer es sólo dos terceras partes de la correspondiente al hombre.  Los estudios demuestran, uno tras otro, los numerosos beneficios de efectuar inversiones en la educación de las niñas.  Y el cambio social debe comenzar con los jóvenes, que por lo general son más susceptibles al cambio en las normas sociales que las personas de más edad, cuyas pautas de conducta están más arraigadas.  Este objetivo requiere que se eliminen la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas, mediante cambios en las actitudes, los comportamientos, las políticas y las leyes.

 

ODM 4 Reducir la mortalidad infantil
ODM 4Reducir en dos terceras partes la mortalidad de los niños menores de cinco años.  En todo el mundo, cada día mueren a causa de enfermedades prevenibles 30.000 niños, es decir, diez millones de niños por año.  Un recién nacido o un niño de corta edad suele depender de su madre para sobrevivir y sin ella, corre riesgos mucho mayores.  La fístula obstétrica, lesión causada por un trabajo de parto obstruido, es un riesgo mayor cuando las madres son muy jóvenes y puede conducir a la muerte de su hijito.  La educación, especialmente de niñas y madres, salva vidas de niños.

ODM 5 Mejorar la salud materna
ODM 5Reducir el índice de mortalidad materna en tres cuartas partes.  Cada año, más de 500.000 mujeres pierden la vida a causa del embarazo y el parto, mientras una cantidad que, según se estima, es 30 veces superior, sufre complicaciones del embarazo. En todo el mundo, uno de cada diez alumbramientos corresponde a una madre adolescente (en los países más pobres, uno de cada seis), y el parto es la principal causa de defunción de las jóvenes de 15 a 19 años de edad.  En los países menos adelantados, el porcentaje de alumbramientos entre jóvenes de menos de 20 años de edad es el doble que el correspondiente a los países desarrollados.  Esto crea riesgos para sus vidas y las de sus hijos.  Para reducir la mortalidad de madres y recién nacidos es preciso proporcionar acceso universal a servicios de salud reproductiva y asegurar la vigencia universal de los derechos reproductivos.  Esto es particularmente importante para las mujeres jóvenes, quienes actualmente corren los más altos riesgos y tienen menos acceso a los servicios de salud reproductiva y la información al respecto.

 

ODM 6 Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades
ODM 6Detener y comenzar a reducir la propagación del VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades graves.  La mitad de todas las nuevas infecciones con el VIH ocurren entre los jóvenes: 6.000 personas de entre 15 y 24 años de edad.  La tasa de infección con el VIH está aumentando entre las mujeres jóvenes más rápidamente que en cualquier otro grupo.  Los jóvenes, en su mayoría, no saben si están infectados, ni cómo se transmite el VIH, ni cómo prevenir la infección. Ésta es la generación que nunca conoció un mundo sin SIDA.  Nunca lograremos contrarrestar la pandemia, a menos que los jóvenes cuenten con la información y los servicios que necesitan.  Dado que no se vislumbra ninguna cura, nuestra primera línea de defensa sigue siendo la prevención.

ODM 7 Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente
ODM 7Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales, y contrarrestar la pérdida de recursos del medio ambiente.  Hay en todo el mundo 1.200 millones de personas que carecen de acceso a agua de beber no contaminada y hay 2.400 millones que carecen de acceso a retretes.   Esos problemas del medio ambiente no sólo afectan a los jóvenes hoy, sino que también tendrán graves repercusiones sobre su futuro.

 

ODM 8 Fomentar una asociación mundial para el desarrollo
ODM 8En cooperación con los países en desarrollo, crear trabajo decoroso y productivo para la juventud.  Cada año, 100 millones de jóvenes ingresan en la fuerza laboral en todo el mundo.  La falta de trabajo productivo para los jóvenes perpetúa la pobreza y está asociada con altos niveles de delincuencia, toxicomanía, conflicto e intensificación del extremismo político.  Esto pone de manifiesto los vínculos del desarrollo con la paz y la seguridad.  Para la mayoría de los jóvenes, la vida económica comienza en la etapa adolescente, pero en este grupo la tasa de desempleo es alta.  Actualmente, la mitad de los desempleados del mundo tienen menos de 24 años de edad.  La adquisición de aptitudes, especialmente entre los jóvenes más pobres y muy particularmente entre las niñas, puede redundar en mejores empleos y mejores salarios, lo cual significa mejores posibilidades de escapar de la pobreza.

 

El UNFPA en acción para los jóvenes y con los jóvenes

 

Las inversiones en los jóvenes pueden contribuir a quebrar el ciclo de la pobreza y a alcanzar los ODM.  El UNFPA colabora con los gobiernos para incorporar los temas de interés de la juventud en las políticas y planes nacionales de desarrollo y apoya medidas en esferas como la recopilación de datos, la educación, el fomento de los medios de vida, y los servicios de salud reproductiva y la información al respecto.  En momentos en que los jóvenes constituyen una proporción tan grande de las poblaciones, merecen que se les destine una proporción equitativa de los recursos.

 

Los jóvenes están contribuyendo en gran medida a resolver problemas acuciantes, entre ellos, el embarazo no deseado, el VIH/SIDA y la violencia y discriminación contra las mujeres y las niñas.  Las acciones de los adultos para ayudar a la generación más joven serán más eficaces si están apoyadas por los propios jóvenes.  En el UNFPA, para estar seguros de ir por buen camino, estamos consultando a los expertos: los propios jóvenes.  Nos hemos comprometido en pro de un enfoque sensible a la cultura, apropiado a las diferentes edades, y basado firmemente en los derechos humanos y en la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres.

 

La participación directa de los jóvenes en las decisiones que afectan sus vidas no sólo promueve un derecho humano, sino que también fomenta la confianza en sí mismos,  conduce a que adopten mejores decisiones e inicia un proceso de involucramiento cívico durante toda la vida.  Es preciso hacer esfuerzos extraordinarios para lograr la participación de los más vulnerables, entre ellos los jóvenes de las comunidades más pobres; los jóvenes que son objeto de discriminación porque son de sexo femenino o están discapacitados o pertenecen a un grupo étnico o indígena particular; y los jóvenes de familias devastadas por el VIH/SIDA o desgarradas por conflictos armados.

  | Página anterior |