Contador de Población Mundial

La igualdad de género y los derechos humanos

La igualdad de género es, antes que nada, un derecho humano. Además, es una condición indispensable para el desarrollo y la reducción de la pobreza.

La igualdad entre hombres y mujeres es uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las inversiones en la igualdad entre hombres y mujeres pueden mejorar las vidas tanto de los hombres como de las mujeres, y arrojar beneficios duraderos para las próximas generaciones. Durante más de 30 años, el UNFPA ha estado a la vanguardia de las acciones para que se preste mayor atención a las cuestiones de género, promoviendo reformas jurídicas y normativas y la recopilación de datos diferenciados por género, y apoyando proyectos que amplíen los medios de acción económicos de la mujer.

Las mujeres empoderadas contribuyen de manera importante a la salud y productividad de sus familias y comunidades y, con ello, también mejoran las futuras posibilidades de sus hijos. No obstante, la discriminación hacia las mujeres y las niñas -incluyendo la violencia basada en el género, la discriminación económica y en salud reproductiva y las prácticas tradicionales perjudiciales- continúan profundamente arraigadas.

Meta para el programa estratégico del programa de UNFPA 2008-2011: Avance en la igualdad de género y mujeres y adolescentes empoderadas para el ejercicio de sus derechos -particularmente los reproductivos- y para tener una vida libre de discriminación y violencia.

Proyectos o acciones

El UNFPA en Costa Rica durante el año 2010 colaborará con diferentes instituciones del Estado con el fin de avanzar en las acciones a favor de la igualdad y equidad entre hombres y mujeres, y la protección de los derechos humanos.

 

Poder Judicial:

Se coordina con la Secretaría Técnica de Género del Poder Judicial con el fin de fortalecer a la institución para la disminución de la re-victimización dentro de los servicios judiciales. Las actividades del Plan Anual de Trabajo procuran ampliar el acceso de toda la población judicial (operadores de justicia tales como: fiscales, agentes de policía, jueces/zas, peritas/os y defensores/as, entre otros) a los protocolos sobre derechos de las víctimas en delitos sexuales y violencia doméstica en forma impresa.

Con estas actividades, no solo se da continuidad a los esfuerzos institucionales y a las acciones desarrolladas en el 2009 con apoyo del UNFPA, sino que responde a recomendaciones emanadas de ese proceso y que resultan  necesarias para la implementación y sostenibilidad de los protocolos: 1) “…organizar los despachos judiciales que atienden violencia sexual y doméstica considerado las necesidades de las personas usuarias…”; 2) “…concienciar a las autoridades que no basta con una protección formal y que la verdadera protección es real”.

 

Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS):

El UNFPA coordina con la Unidad de Género de la CCSS impulsando la elaboración de una Política Institucional de Igualdad y Equidad de Género que incorpore las estrategias y acciones de mediano y largo plazo que la institución debe adoptar con el objetivo de promover la igualdad y la equidad de género en la gestión institucional de la CCSS. Lo anterior se realizará a partir de un monitoreo de las principales acciones emprendidas y las brechas de equidad e igualdad de género, en toda la oferta de servicios de la institución así como en la gestión del recurso humano, además de conocer las principales acciones emprendidas por la CCSS para avanzar hacia la igualdad. Esto permitirá identificar las principales líneas de acción en las que se concentrarán la política institucional para la Igualdad y Equidad de Género.

 

Ministerio de Gobernación, Policía y Seguridad Pública (MGPSP):

Las actividades planteadas para el año 2010 pretenden continuar la estrategia de prevención social iniciada desde la Plataforma de Prevención X-6 en los años anteriores (2008-2009). Se impulsará la inserción de la Plataforma dentro de la estructura organizativa formal del Ministerio de Gobernación y Policía como instancia especializada y ente coordinador en las temáticas de la violencia sexual caso particular de la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes; Promoción de la Igualdad y Equidad de Género, incluida la prevención de la Violencia Intrafamiliar. En la temática de género específicamente se apoyará en la actualización de la Política Institucional de Género existente a la luz de la Política Nacional para la Igualdad y la Equidad de Género (PIEG) del estado costarricense, y se elaborará su Plan de Acción.

 

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU):

Las actividades por realizar en el 2010 impulsarán procesos de gestión de políticas de igualdad en instituciones públicas estratégicas  como la Asamblea Legislativa, donde se planea construir una política de igualdad y equidad. Se apoyará el fortalecimiento del rol rector y de las capacidades del INAMU para la ejecución, seguimiento y evaluación de la Política Nacional de Igualdad y Equidad (PIEG) y su Plan de Acción, mediante:

  • La actualización y el reforzamiento de capacidades de las(os) funcionarias(os) institucionales y actoras(es) locales claves para el impulso y seguimiento de la PIEG;
  • El fortalecimiento de las Comisiones Técnica y Política de acompañamiento de la PIEG, y
  • El impulso a la participación de organizaciones de mujeres, instituciones y sociedad civil, en los procesos de rendición de cuentas de la PIEG y su Plan de Acción.

Se contribuirá a la consolidación del Sistema Nacional para la Atención Integral de la Violencia Intrafamiliar, mediante la publicación del nuevo PLANOVI (Plan Nacional de Atención a la Violencia), y la posterior capacitación a profesionales del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y el Ministerio de Educación en temas de masculinidad y prevención de violencia.

 

Expresiones de las desigualdades de género en América Latina y el Caribe

La mayoría de las personas pobres en América Latina y el Caribe son mujeres y jóvenes menores de 30 años. En especial, mujeres de sectores rurales, indígenas y afrodescendientes. Casi la mitad de las mujeres mayores de 15 años carece de ingresos propios; el número de hogares monoparentales encabezados por ellas se ha incrementado y los hombres dedicados al trabajo no remunerado son una minoría. El desempleo femenino y la proporción de mujeres ocupadas en sectores de baja productividad siguen siendo sistemáticamente superiores a los de los encontrados en el sector masculino, y en algunos países incluso se han incrementado. A pesar de la creciente integración de las mujeres al mercado laboral, la proporción de hogares pobres con jefatura femenina pasó del 27% en 1990 al 36% en el 2005.

Existe una relación directa entre pobreza y embarazo en adolescentes. El inicio de las relaciones sexuales y las uniones en una etapa temprana, a menudo contribuyen a perpetuar los círculos de pobreza; dificultan el acceso de niñas y adolescentes a oportunidades y al desarrollo de capacidades que les permitan insertarse activamente en la vida productiva y social.

La violencia por causas de género afecta a un número elevado de mujeres. Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación. Es la vulneración más extendida de sus derechos humanos y constituye un obstáculo para el desarrollo productivo y democrático.

  | Página anterior |